3 oct. 2014

Ombú (Phytolacca dioica)


Este curioso ejemplar de Ombú está en el Parque Doña Casilda Iturrizar de Bilbao, cerca del estanque. 
El ombú es una especie de una planta arborescente nativa de la Pampa, Argentina y Uruguay. Se introdujo por primera vez en Europa por Hernando Colón, hijo de Cristóbal Colón, que plantó varios ejemplares en Sevilla, uno de ellos en el Monasterio de la Cartuja de Sevilla. También recibe el nombre de bellasombra ó árbol de la bella sombra.
Desde el punto de vista morfológico es un árbol, con una estructura muy carnosa, sin anillos de crecimiento. Contiene grandes cantidades de agua, lo que le permite sobrevivir en entornos de lluvias escasas, y crece rápidamente. No debe plantarse cerca de edificaciones por la agresividad de sus raíces.
No tiene madera que se pueda llamar tal, porque su tronco y ramas, después de la corteza, se componen sólo de capas con que el árbol va aumentando su volumen. El ombú se distingue porque las capas se unen y se aglutinan tan estrechamente unas con otras que presenta en la madera un solo cuerpo duro y firme.
Su nombre originalmente "Umbú", “imboú”,  es una voz guaraní que significa sombra o bulto oscuro. El nombre científico, Phytolacca dioica, está formado por el nombre de género Phytolacca, del griego φυτόν, “planta”, y λάκκα, “laca”, alusivo al color carmín del jugo de la fruta de algunas de las especies, y el término latino dioica, “dioica”, referente a la separación de las flores femeninas y las masculinas en pies diferentes.
En jardinería, el ombú se usa en parques y jardines urbanos por la sombra que proporciona, así como por su valor ornamental, por su porte y, principalmente, por su espectacular tronco cuando es adulto, de formas extrañas y curiosas.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...